Mientras tanto, en Siria…

La escoria humana de Al Assad no sólo está cometiendo una carnicería en su país, sino que además se dedica a torturar a los heridos en los hospitales. Y por si alguien se quiere escapar, ha sembrado la frontera de minas.

Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 87 seguidores