Restaurando la Fontana di Trevi

La Fontana de Trevi, como media Roma, se cae a trozos. Su titularidad es pública. Las monedas que se tiran al agua son del ayuntamiento y es delito coger unas cuantas para un helado. Hay policía por allí vigilando constantemente.

Ahora bien; a la hora de soltar la pasta para restaurarla, un gasto de sólo 200.000 euros para un trocito de estuco que se desprendió, lo ha de hacer una empresa. Y como tantas veces en Italia, parece que lo público, lo privado y lo corrupto se dan la mano.

“Böh!”, que dirían ellos.

About these ads
Entrada anterior
Deja un comentario

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 69 seguidores