El más tonto puede llegar a obispo

¿Se acuerdan de doña Cecilia, la paisana que cogió el Pronto para restaurar un fresco que no le importa a nadie como si fuera Mr. Bean estornudando? Pues ahora quiere cobrar derechos de autor por su moco aportación.

About these ads
Deja un comentario

7 comentarios

  1. Mi profesora de pintura siempre me decía que los más “guarros”, en el sentido de dejarlo todo hecho un desastre cuando pintábamos, éramos los mejores. A lo mejor Cecilia estaba empezando por el buen camino, algo tarde, por cierto. ;)

    Responder
    • Esperemos que ahora que ascendió de paisana a artista no se le dé por pasarse por El Prado a retocar los Rubens. ;)

      Responder
  2. Carlos Balbás

     /  20/09/2012

    Aquí el más tonto hace relojes, ella no iba a ser menos #PaísRelojero

    Responder
  3. jorge

     /  20/09/2012

    Parece ser que esto sale de que el ayuntamiento empez’ o a cobrar entrada a la iglesia porque la gente (que manda narices) esta yendo en masa a ver la obra mundialmente famosa de la Sra C’elia. As’i que, ya que el ayuntamiento esta’ cobrando, no me parece mal que ella reclame una parte. Adem’as me imagino que en su pueblo la habrán puesto de tonta para arriba antes de que todo cristo fuese a ver el suyo (estamos locos, por cierto).

    Responder
  4. Yo estoy esperando a que la $GA€ pida su parte.

    Responder
  5. Chuky

     /  20/09/2012

    Todo esto es sencillamente “el mundo al revés”. Cosas veredes…

    Responder
  6. Yo no entiendo mucho de derecho, pero en la legislación sobre derechos de autor aparece esto en el artículo 21:

    “Transformación: la transformación de una obra comprende su traducción, adaptación y
    cualquier otra modificación de su forma de la que se derive una obra diferente, y en el caso de Bases de datos, su reordenación.

    Los derechos de propiedad intelectual de la obra resultado de la transformación
    corresponderán al autor de la obra transformada, sin perjuicio del derecho de autor
    preexistente que deberá autorizar, durante todo el plazo de protección, los derechos sobre su obra.”

    La obra estaba ya en dominio público y la ley comenta lo siguiente a este respecto:

    “Extinción de los derechos de explotación: La extinción de los derechos de explotación determina el paso de las obras a la condición de dominio público y entonces, pueden ser utilizadas por cualquiera, siempre que se respete la autoría y la integridad de la obra”

    Es cierto que la viejecita no podría haber modificado la pintura, pues la presupongo de propiedad eclesial al haber pasado más de 75 años desde su creación (creo) y no tuvo la autorización correspondiente para modificarla (¿o si?, pues parece que el párroco mal no lo veía), pero si la iglesia adquiere un beneficio económico sobre su trabajo, parece evidente que sí tiene derecho a que se le aplique el artículo 21.

    En fin, ojalá te lea algún abogado

    Responder

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 76 seguidores