Schiller: Don Carlos

Gerhard von Kügelgen - Friedrich Schiller

Anoche empecé el Don Carlos, infante de España de Schiller y ya lo he acabado. Hacía muchísimo tiempo que no me gustaba tanto un libro. Dejo por aquí el pdf en español y aquí en alemán.

Propósito de enmienda: dejar de leer tanta basura mal escrita en la prensa por gente iletrada a la que convendría más dar unos rotuladores de colorines y unos folios para que hicieran dibujitos y centrarme en textos que disfruto y me aportan algo.

Amazon mejora nuestra vida

Hace muy pocos años era imposible comprar en una ciudad de provincias ciertas publicaciones. Y en las grandes ciudades, tampoco, para qué engañarnos. Las librerías ni siquiera conseguían ciertas obras por encargo. En las primeras librerías virtuales especializadas, los libros de importación incluían un impuesto revolucionario tan insultante que merecía la pena contactar directamente con la editorial, comprar en otra divisa y pagar una pasta en gastos de envío. En pleno siglo XXI yo he tenido que hacer turismo bibliográfico. En pleno siglo XXI mis amigos me han traído libros de otros países.

Ahora, en un par de días nos traen a casa textos recién publicados en Alemania, EEUU, Australia o Japón. Todo lo que se edita en el planeta a un clic.

Quien dice Amazon, dice The book depository, que muchas veces es, incluso, más barato.

Y conste que me encanta visitar una buena librería y comprar en ella, pero quienes se empeñan en vender miriñaques quizá deberían empezar a observar qué demanda su clientela y no empecinarse en pasear su presunto drama lloriqueando por las calles como la buena de Juana I tras el cadáver de su marido. Y como los libreros, los demás.

***

Una noticia y dos artículos no recomendados:

–”Francia adopta medidas contra Amazon por competencia desleal“.

–”En los dominios de Jeff Bezos: toda la verdad sobre Amazon“.

–”Amazon es una amenaza para la sociedad democrática“.

Monarquía alfabética

Un querido amigo (¡un abrazo!) tuvo hace algún tiempo el detallazo de regalarme varios libros de Chesterton para introducirme en su obra, entre ellos The Napoleon of Notting Hill. Cito un fragmento (I.2):

“Do you really mean”, asked the President, incredulously, “that you choose any ordinary man that comes to hand and make him despot –that you trust to the chance of some alphabetical list…”.

“And why not?” cried Barker. “Did not half the historical nations trust to the chance of the eldest sons of eldest sons, and did not half of them get on tolerably well? To have a perfect system is impossible; to have a system is indispensable. All hereditary monarchies were a matter of luck: so are alphabetical monarchies. Can you find a deep philosophical meaning in the difference between the Stuarts and the Hanoverians? Believe me, I will undertake to find a deep philosophical meaning in the contrast between the dark tragedy of the A’s, and the solid success of the B’s”.

“And you risk it?” asked the other. “Though the man may be a tyrant, or a cynic or a criminal?”.

“We risk it”, answered Barker, with a perfect placidity. “Suppose he is a tyrant –he is still a check on a hundred tyrants. Suppose he is a cynic, it is to is interest to govern well. Suppose he is a criminal –by removing poverty and substituting power, we put a check on his criminality. In short, by substituting despotism we have put a total check on the criminal and a partial check on all the rest”.

The Nicaraguan old gentleman leaned over with a queer expression in his eyes.

“My church, sir”, he said, “has taught me to respect faith. I do not wish to speak with any disrespect of yours, however fantastic. But do you really mean that you will trust to the ordinary man, the man who may happen to come next, as a good despot?”.

“I do”, said Barker, simply. “He may not be a good man. But he will be a good despot. For when he comes to a mere business routine of government he will endeavour to do ordinary justice. Do we not assume the same thing in a jury?”.

Las tragedias de Shakespeare

Y tras el genial método para insultar con Shakespeare,

les presento este pequeño resumen de las tragedias del susodicho:

shakespeare-muertos(vía).

Trashing the planet

El mundo en el que viví mis primeros años era un lugar realmente apestoso. Los olores predominantes eran los de estiércol de caballo, sudor humano y cuerpos sin lavar. La ducha diaria era una costumbre ignota. Como mucho, nos dábamos un baño el sábado por la noche.

Los espacios cerrados solían apestar a moho, y el aire estaba impregnado del tufo dulzón y acre de las lámparas de queroseno y el carbón quemado. Era la época del caballo y la carreta, del cuarto de baño fuera de casa y de la suciedad. En función del clima, los lugares eran o polvorientos o lodazales. Pocas calles estaban pavimentadas con guijarros o con ladrillos. Los charcos fangosos, los ondulados surcos o las sendas de troncos de árboles amontonados eran los lugares de exploración en mi juventud.

Naturalmente los automóviles ya habían sido inventados, pero todavía había muy pocos y, al ser construidos de manera artesanal, eran tan caros que sólo los ricos se los podían permitir. Tenía casi diez años cuando el Modelo T comenzó a motorizar América. Y fue precisamente el señor Henry Ford quien hizo la mayor contribución a la salud pública, más que tantos profesionales de la ciencia, al facilitar el acceso de todo el mundo a un coche que condujo a la definitiva desaparición de los excrementos de los caballos de las vías públicas.

D. Lee Ray: Trashing the Planet. How Science Can Help us Deal with Acid Rain, Depletion of the Ozone, and Nuclear Wast (Among other Things). Nueva York, Perennial, 1992.

Mark Twain: The Awful German Language

There are ten parts of speech, and they are all troublesome. An average sentence, in a German newspaper, is a sublime and impressive curiosity; it occupies a quarter of a column; it contains all the ten parts of speech — not in regular order, but mixed; it is built mainly of compound words constructed by the writer on the spot, and not to be found in any dictionary — six or seven words compacted into one, without joint or seam — that is, without hyphens; it treats of fourteen or fifteen different subjects, each inclosed in a parenthesis of its own, with here and there extra parentheses which reinclose three or four of the minor parentheses, making pens within pens: finally, all the parentheses and reparentheses are massed together between a couple of king-parentheses, one of which is placed in the first line of the majestic sentence and the other in the middle of the last line of it — after which comes the VERB, and you find out for the first time what the man has been talking about; and after the verb — merely by way of ornament, as far as I can make out — the writer shovels in “haben sind gewesen gehabt haben geworden sein,” or words to that effect, and the monument is finished.

Clic aquí para leerlo entero. Y merece la pena.

Poe: “The raven”

Hay que admitir que la versión simpsoniana es [¿casi?] tan buena como el maravilloso original. (Léase en voz alta).

Pasen un buen día, amigos, y una mejor noche.

“El manantial”

Les dejo hoy por aquí la adaptación cinematográfica de la novela homónima de Ayn Rand, dirigida por King Vidor y protagoniada por Gary Cooper, Patricia Neal, Raymond Massey y Kent Smith, con guión de la propia autora.

***

Por cierto, así la cuentan en Los Simpson.

Y si se inspiran, por aquí tienen la (muy mejorable) adaptación de La rebelión de Atlas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 74 seguidores